viernes, marzo 14, 2008

El discreto encanto de los accidentes nucleares


El anuncio del videojuego de 1982 inspirado en la película El Síndrome de China (1979) ofrece al jugador la tentadora prespectiva de experimentar en primera persona una fusión del núcleo.

Como si lo de la Isla de las Tres Millas no hubiese sido bastante.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo quiero jugar a los experimentos nucleares!!
y luego fabricarme una peluca como la de Chikilikuatre.

Nos vemos a la tarde y nos bailamos un robocop?

La Pequeña Baguette.

Baturroid dijo...

AAAARG!

Me había jurado a mi mismo que en este blohg no se escribiría ese... ese nombre!.

Pero bueno, lo de la vueltecilla no lo descarto, y más si vamos a la FNAC y hurgamos entre la basura.

¿Has visto que ahora tienen vinilos? Estan los dos primeros de Siniestro Total, y no se yo, no se yo...