jueves, febrero 28, 2008

Zombies Nazis en la piscina...

Se acabaron los zombis. Iba a llenar el blog de fillers como una reseña de Urban Dead, otra de The Incredible Zombie Machine y algún video de Horrorpops mientras hablaba de cosas mas interesantes, pero se acabó. Con esta entrada dejo aparcada la serie por ahora hasta momentos mas propicios.

Y no es por los extremos a lo que lo zombi está llegando últimamente (incluida una película sobre canibalismo zombie gay a cargo de Bruce LaBruce que fué presentada no hace mucho en la Berlinale y que es un pasarse), sino porque aprovechando la coyuntura económica algo menos favorable y la proximidad de las elecciones, una parte importante de mi familia del tramo de edad comprendido entre los setenta y los noventa años ha decidido morirse.

Como últimamente paso mas tiempo en velatorios, cementerios, marmolistas y notarías que atendiendo a mis obligaciones o vagueando por ahí, entendereis que tenga el ánimo hecho una miniruina y que no esté demasiado para temas mortuorios. Prefiero tratar temas mas vitalistas, como las películas de Dolph Lundgren o los anuncios de Donuts que venían en la Super Lib (lo escanearé en cuanto lo encuentre, si lo encuentro).

Pero sería una injusticia olvidarme por ahora de lo zombi sin reseñar una peliculita que me llegó hace un tiempo, Shock Waves, un zombie slasher de 1977 cuyo mayor mérito es juntar en uno dos de las criaturas terroríficas mas populares de nuestro tiempo: Zombis y nazis. Zombis nazis. Prueba a decir eso rápido.

No sería la primera vez que lo zombi y lo nazi se dan la mano, pero sí es una de las pocas películas de zombies en las que el elemento nazi aparece de forma explícita. Cualquiera puede relacionar La Noche de los Muertos Vivientes con el moderno arquetipo del zombi no-muerto. En cambio es mas difícil precisar en que momento los nazis dejaron de ser una legión de rancios nacionalistas bávaros en manos de un tarado incompetente y se convirtieron en nigromantes, jamonas con látigo, pilotos de OVNIs o, como en Shock Waves, rubios soldados no-muertos modificados para vivir (¿no-vivir?) bajo el agua.

Lo que da fuerza a la película, en realidad, es esta premisa. Mas allá de la fascinante idea de ver a soldados SS casi-resucitados mediante oscuros métodos científicos, Shock Waves se mueve por terrenos bastante convencionales, con buenos momentos y otros mas bajos.

Un yate que transporta turistas entre las islas del ¿Caribe? choca contra un extraño pecio que parece surgir de la nada en medio de la noche. Tripulación y pasajeros se ven entonces obligados a refugiarse en una isla, en un hotel abandonado donde un ex-comandante de la Wehrmacht (Peter Cushing haciendo doblete con Star Wars, lo que explica el tremendo parecido del personaje con el Gran Moff Tarkin) envejece entre esvásticas y otros objetos decorativos de dudoso gusto.

Herr Kommandant había estado al mando de una unidad de Totenkorps, cadáveres reanimados para servir ciegamente al Reich en las circunstancias mas extremas. En concreto, había mandado a un grupo de ellos especialmente adaptados para la guerra submarina. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, cargó a los zombies en un barco y lo hundió frente a la bahía para destruir su legión de aberraciones subacuáticas no-muertas. Sin éxito, porque ahora, despertados por los turistas, han vuelto.

A partir de aquí, la imaginación de un servidor se dispara. Al menos sobre el papel, lo zombie y la siniestra imaginería de las SS casan a la perfección. Y es una lástima que Shock Waves, me imagino que mas por falta de presupuesto que de ideas, no lo lleve a las últimas consecuencias. Sin embargo, con sus medios limitados, Shock Waves crea tensión y la mantiene bien alta sin necesidad de recurrir al susto o a la viscerilla.

A destacar: Cushing, impresionante como el enigmático comandante nazi, toda la secuencia de la noche en el hotel abandonado, y la imagen de los propios zombies-nazis, pálidos SS con unas inquietantes gafas oscuras, que da mas miedo que asco.

Merece la pena verla.



Bola extra 1:
En cuanto al resto del cast, John Carradine tiene un papelito. La chica es Brooke Adams, moderadamente conocida jamona de los 70.

Bola extra 2:
Actung!. Deutsche trailer aus Youtuben!. Spoiler-Verboten!

Bola extra 3: Otro trailer, en inglés y con menos spoilers.

No hay comentarios: