viernes, enero 18, 2008

Los Crímenes de Oxford - Los Trailers

Acabo de llegar del preestreno de Los Crímenes de Oxford, de Alex de la Iglesia: Nada digno de ser recordado, así que aunque mañana no haya quien me saque de la cama mas vale que tome algunas notas en caliente, antes de que la impresión se borre.

Pero antes que nada, un repaso a los trailers que vimos antes de comenzar la película.

- Rambo 4: El veterano del Vietnam vuelve para demostrarnos que degollar, desmembrar, mutilar, trepanar y acribillar por una buena causa sienta mejor que acribillar, trepanar, mutilar, desmembrar y degollar por amor al arte.

Rambo siempre me ha parecido una película bastante provocadora. Después de todo, la historia del hombre convertido en criminal indaptado por cortesía del entrenamiento-lavado de cerebro recibido y las impagables experiencias vividas en combate defendiendo nosequé intereses geoestratégicos se me antojaba bastante distinta al estereotipo de machote militarista y terminator invencible al que lo redujo la cultura popular. Después de ver el trailer, o es que tengo que volver a verme los tres Rambos anteriores para refrescarme la memoria, o el estereotipo ha podido con el personaje original.

- The Bucket List: Morgan Freeman y Jack Nicholson en una especie de "Cadena de Favores" pero con yayos. Urge documentarse antes de hablar, no vaya a ser que el invento guste y me esté despachando con una oscarizable antes de verla. Por el momento, el trailer podía terminar perfectamente con un "basado en el libro de autoayuda del mismo nombre".

- Sweeney Todd: La perspectiva de ver la nueva comedia musical goticosiniestra de Tim Burton me ilusionaba bastante más antes de ver este trailer, todo sea dicho. No se si es porque han elegido los cortes menos adecuados, o porque estan dando demasiada información, o porque sencillamente el invento no va a terminar de cuajar en dos idiomas (las canciones no han sido traducidas, lógicamente, y el paso del español al inglés se realiza de forma bastante brusca).

La película cuenta la historia de un barbero (Johnny Deep, como no) acusado de un crimen que no cometió. Tras años de destierro, vuelve para buscar venganza en forma de decapitaciones y números musicales. En el proceso se abusa del filtro azul, del victorianismo brumoso y de las cuerdas vocales de Deep, que parece sobreactuar de lo lindo.



Ahí os dejo el trailer original, sin desbarajustes linguísticos.

Y ahora, a por Los Crímenes de Oxford.

No hay comentarios: